EXIGEN PRESENCIA DE GOBERNADOR

Alejandro Araujo Aguilar/Ángulos Diario

A  más de 13 días de haber iniciado el periodo vacacional en los centros de educación  y en las instancias  burocráticas, poco o nada se sabe del gobernador del estado, Alejandro Tello Cristerna. Los problemas sociales y económicos se amontonan. El estallido social de inconformidad por los aumentos a la gasolina e impuestos locales han recrudecido los viejos resentimientos contra el sistema corrupto que gobierna a los mexicanos.

Lo anterior se desprende de los reclamos ciudadanos que han exigido la presencia del gobernador en turno para que explique  ¿por qué ha de pagar la ciudadanía lo que otro se robó? Sin embargo, en cambio manda a sus secretarios a dar la cara.

Hace unos días, el Secretario de Finanzas, Jorge Castro Miranda, tuvo que dar la cara para tratar de explicar un poco a que se deben los aumentos e impulsar con una propuesta de “placas gratuitas” la tranquilidad social que ha desaparecido del entorno zacatecano.

Sin embargo, se han hecho llegar boletines de prensa (pocos) de las actividades solitarias  emprendidas por el gobernador. Es decir, Tello ha dejado de lado la presencia de la PRENSA, de la que ya ha manifestado su rechazo y menos aún de reconocer su labor y todavía más de realizar ningún tipo de convenio.

La desaparición del gobernador del escenario público  ha traído como consecuencia graves consignas y reclamos en su contra a tal grado de pedir  “que se vaya”. La situación del gobernador es muy grave, ya que históricamente a  ninguno de los anteriores gobernadores les pidieron a los 4 meses que se fueran.

Pero, al gobernador Tello, poco le interesa lo que opina la ciudadanía y ha dejado claro que lo “mío  no es la política”. Lo cierto es que hay un sabor a una pasiva ingobernabilidad, es decir, mientras los secretarios den la cara y trabajan no pasa nada.

Hace unos días  Tello se dejó ver en sus dominios  (Ciudad Administrativa), según el boletín emitido por su vocero oficial fue a saludar a sus empleados y dar órdenes para el mantenimiento de ese complejo burocrático con un gasto por el orden de los 30 millones de pesos.

Así lo vimos por boletines en una desangelada gira por el municipio de Fresnillo, en donde estuvo a acompañado por el presidente municipal de esa región. Lo cierto es que la ciudadanía reclama la presencia de su representante para que juntos traten de sortear los problemas que golpean a la población.

La presencia del gobernador es precisa para hacerle saber a sus gobernados que no están solos que lucharan junto a sus representantes federales y locales para buscar soluciones. Sin embargo, los antecedentes de Miguel Alonso, al parecer frena toda voluntad gubernamental para salir y explicar porque la población habrá de pagar la deuda multimillonaria que dejó su antecesor.