Al menos cuatro personas murieron y más de 20 resultaron heridas en Tegucigalpa, Honduras al tratar de ingresar por la fuerza al Estadio Nacional para ver la final del Torneo Clausura de la Liga Nacional de Fútbol entre los equipos Motagua y Honduras Progreso.

La policía intentó desalojar a la multitud, lo que provocó una estampida la tarde del domingo, justo antes de que comenzara el partido.

“Alrededor de las 3:30 de la tarde en las afueras del Estadio, los ánimos de la multitud con boletos en mano se caldearon al determinar que ya no había cupo en el interior del recinto deportivo, quienes exigían poder ingresar”, aseguró la Policía Nacional en un comunicado.

“En el percance cuatro personas murieron de manera accidental al ser embestidos por la turba de aficionados que ingresaban de manera violenta”, continúa el documento.

Tanto la policía como el Ministerio Público investigarán la “presunta sobreventa de boletos”.

A pesar de lo que estaba pasando afuera, el partido se jugó y el Motagua resultó campeón.

Pero los directivos aseguraron que el triunfo se había visto opacado por la tragedia. “No hay nada que celebrar con lo que pasó afuera del estadio”, comentó vía Twitter el presidente del equipo ganador.

(Con información de Excelsior)