CIUDAD DE MÉXICO.

El gobierno federal prepara la aplicación de nueve acciones para combatir la inseguridad en 2018, entre ellas aumentar la presencia de militares en los 50 municipios más peligrosos, anunció el presidente Enrique Peña Nieto a los senadores de la República.

“No obstante el enorme esfuerzo nacional realizado, en los últimos años se ha re­gistrado en el país un repunte en varios delitos de alto im­pacto, como es el caso de los homicidios dolosos. Una de las razones para ello es la dis­paridad de capacidades entre las instituciones de seguridad locales y federales”, precisa el mandatario federal.

Como parte de las 43 pre­guntas parlamentarias que le hicieron los senadores, el gru­po parlamentario del PRD le cuestionó cuál es el plan del gobierno para el próximo año en materia de seguridad, para cerrar su sexenio.

Para mejorar las condi­ciones de seguridad y procu­ración de justicia en el país, el Gobierno de la República, adelantó Peña Nieto, se plan­tea “seguir dando la más alta prioridad a la prevención so­cial de la violencia y el delito en los polígonos con mayor incidencia delictiva, mediante el rescate de espacios públi­cos, el combate a las adiccio­nes, el impulso a la actividad económica, la atención de re­zagos sociales y el fortaleci­miento de la cohesión de las comunidades”.

De igual forma, “mantener el respaldo federal al fortale­cimiento institucional de las policías estatales y municipa­les, para que, paulatinamen­te, retomen en su totalidad las funciones de seguridad públi­ca en las entidades y regiones del país”.

Como parte de este objetivo, seguirá con la implementación del Progra­ma Rector de Profesiona­lización; se trabajará en la formación de más y mejores mandos y se continuará con la capacitación de los ele­mentos de las corporaciones de seguridad; se avanzará más rápidamente en los con­troles de confianza de las fuerzas policiales y se con­tinuará con los esfuerzos de dignificación de la labor poli­cial a través de un mayor nú­mero de apoyos, créditos y capacitación.

Como tercera acción in­forma que buscarán “seguir privilegiando el intercambio de información y el uso de sistemas de inteligencia poli­cial, como herramientas para combatir con mayor eficacia a las organizaciones delictivas del país”.

La cuarta acción es que “la Policía Federal seguirá colaborando con las auto­ridades estatales para man­tener la seguridad y el orden en aquellas entidades y re­giones que así lo requieran, en un marco de respeto a sus atribuciones”.

En quinto lugar de las ac­ciones que enumera, con­templa el “redoblar el apoyo de las Fuerzas Federales a las corporaciones locales en los 50 municipios con ma­yor incidencia de homicidios dolosos”.

También está “acelerar el fortalecimiento y la trans­formación del sistema pe­nitenciario para lograr una auténtica readaptación social de los internos, (para lo cual) se seguirán impulsando la mejora de la infraestructura y la capacitación y profesionali­zación del personal”.

Añade como séptima ac­ción el “fortalecer la coopera­ción internacional en materia de seguridad pública, parti­cularmente con Estados Uni­dos y los demás países de la región, a fin de combatir con mayor eficacia el tráfico de armas, drogas y personas, así como a las redes criminales internacionales que operan en México”.

La octava medida con­templada en el proyecto es “agilizar los programas y las acciones implementadas para cumplir los compro­misos pendientes en mate­ria de Derechos Humanos”, y la novena es “continuar impulsando las acciones que se requieran para lograr una operación más eficaz del Sistema de Justicia Penal Acusatorio”.

(Con información de Excélsior)